• If you are citizen of an European Union member nation, you may not use this service unless you are at least 16 years old.

  • Social distancing? Try a better way to work remotely on your online files. Dokkio, a new product from PBworks, can help your team find, organize, and collaborate on your Drive, Gmail, Dropbox, Box, and Slack files. Sign up for free.

View
 

Estandares para agrocombustibles

 

Establecimiento de Normatividad y su Progreso

 

Introducción

Establecer normativas para la producción, procesamiento y comercio de biocombustibles es visto por muchos como un proceso importante para guiar - y hasta cierto punto limitar - el aumento desmedido de los biocombustibles y así,  prevenir posibles perjuicios. Es un proceso complejo que tiene muchas caras y partes involucradas. Aquí, hicimos una selección de las contribuciones que tuvieron mayor influencia en darle dirección al establecimiento de normativas. Con esto, intentamos brindarles un breve panorama general de lo que está sucediendo y buscamos ubicar las normativas de biocombustibles en un contexto mas amplio del uso sostenible de recursos. Para este panorama, hacen falta estándares y criterios de desarrollo en Africa y, especialmente, en Asia y Latino América que es en donde se encuentran los grandes productores/exportadores de biocombustibles. Nos encantaría recibir materiales de iniciativas importantes de estándares y criterios de sostenibilidad para estas regiones!

 

El rol de las normas para asegurar sostenibilidad

Mientras que las normas pueden jugar un rol en el mejoramiento de la sostenibilidad en una cadena de productos básicos incluyendo los biocombustibles, no se deben confundir como garantía para cualquier práctica o aspecto no-sostenible e injusto asociado con su producción o su comercio. Otros factores también pueden determinar si la producción de biomasa para energía puede y resultará ser sostenible. Ejemplos de otros factores son planeación (in)adecuada de uso de la tierra, políticas (in)apropiadas de derechos de uso de territorios e (ir)respeto de las leyes ambientales – si es que existen leyes apropiadas. En muchos países (potencialmente) productores tales políticas y condiciones, o las posibilidades de la gente para exigirlas, siguen siendo insuficientes para asegurar la sostenibilidad. En este contexto, las normas –hasta ahora frecuentemente limitadas a la agricultura a nivel de granjas- son de uso limitado o hasta pueden, como algunos lo afirman, legitimar la mala práctica de expansión desenfrenada de monocultivos.

 

Este no solo es el caso de los biocombustibles pues también aplica para cualquier tipo de cultivo. Sin embargo, asegurar sostenibilidad por medio de normas y criterios es más complicado en el caso de los biocombustibles. Por qué? La materia prima consiste de distintos cultivos que también son usados para otros fines, para los cuales las normas y criterios de biocombustibles no aplican necesariamente. Existe una brecha entre la teoría de la norma y su resultado en la realidad si no se tiene, por ejemplo, una planeación adecuada del uso de tierras y una aplicación apropiada de las leyes ambientales. Esta brecha puede causar el incremento de prácticas no-sostenibles con otros fines en áreas de menor valor económico y a menudo más vulnerables a donde las normas no alcanzan a llegar para así, abrir paso a la producción de biocombustibles. Schlegel&Kaphengst (2007) y Ecofys (2007) describen muy bien esto. Esta y otras consecuencias, generalmente referidas como indirectas y ‘macro-efectos’,  son difíciles de controlar y de integrar adecuadamente a normas y criterios, y mucho menos de evaluar para certificación.

 

Encuentre varios estudios y pronósticos bajo modos de vida, paisajes y biodiversidad. No es sorprendente que los macro-efectos de la bionergía son objeto de bastante debate y un foco importante para el desarrollo de normas y criterios de sostenibilidad para biocombustibles. ONGs nacionales e internacionales frecuentemente resaltan lo inadecuadas que son las normas para limitar los macro-efectos y desafiar a gobiernos y compañías para asegurar condiciones apropiadas. No obstante, algunos se muestran escépticos hacia la posibilidad de biocombustibles sostenibles; dudan si los biocombustibles pueden alguna vez llegar a ser sostenibles en todo respecto, tal como se refleja en algunos pronunciamientos de posición, notas políticas y cartas de intervención. Cuando lea sobre el progreso de normas y criterios, ya sea a favor o en contra, tenga en mente estas consideraciones en cuanto a las condiciones necesarias para su funcionamiento.

 

Adelantos a nivel global

El la sección Global se pueden encontrar documentos sobre el desarrollo de normas, criterios y sistemas de certificación en distintos países e instituciones alrededor del mundo, tanto para biocombustibles como para productos básicos cuya producción sostenible y cadenas de comercio se han venido adelantando. Hemos reservado una sección especial para adelantos en la UE, con varios de los miembros a la cabeza.

 

Brasil y los Estados Unidos son dos ‘cartas importantes’ en el mercado de los biocombustibles que desarrollaron sus propias normas y criterios. El proveedor norteamericano de certificaciones y auditorías “Scientific Certification Systems” produjo una Norma para la Práctica de Agricultura Sostenible de Alimentos, Fibras y Biocombustibles (SCS, 2007). Este proyecto de normatividad voluntaria es actualmente sometido a juicio y desarrollado por el Comité de Normas de las partes involucradas quienes adoptaron el proyecto en virtud de las normas del Instituto Nacional de Normas (National Standards Institute).

Además de los países y regiones dominantes que han desarrollado normatividad para sus mercados e influenciar así el mercado global, existen diversos actores que no son del estado que están comprometidos con el establecimiento de normas para la bionergía sostenible. La Mesa Redonda en Biocombustibles Sostenibles (RSB por sus siglas en Inglés), es una plataforma de múltiples partes involucradas que surgió en el 2007 para beneficiarse de las distintas iniciativas para el desarrollo de criterios de sostenibilidad para biomasa. La RSB se asemeja a las plataformas de soja, aceite de palma y caña de azúcar (RTRS, RSPO, BSI, por sus siglas en Inglés) que surgieron previamente y de donde se extrae experiencia. La RSB se encuentra en proceso de desarrollar una normatividad con un conjunto de criterios que deberían asegurar la producción y procesamiento sostenible de biocombustibles. Su Versión Cero (RSB-EPFL, 2008) de principios y criterios acordados es la base para el desarrollo de una norma voluntaria a la cual las partes interesadas participantes se han comprometido. Nota: La RSB recibe comentarios hasta Febrero de 2009! Basándose en estos criterios, el Banco Interamericano de Desarrollo elaboró un Cuadro de Sostenibilidad en línea (BID, 2008) para ayudar a pensar a través de la compleja gama de cuestiones relacionadas con proyectos de biocombustibles.

 

UNEP también colabora con gobiernos, industria y sociedad civil ‘en el proceso de definir los criterios y recomendaciones de sostenibilidad para quienes toman decisiones en industrias y gobiernos, los cuales deberían ayudar a reducir los riesgos mientras que el mercado de bioenergías continúe con su desarrollo’. UNEP participa en la RSB pero junto con algunos asociados dispuso una visión general de sistemas de certificación existentes, iniciativas, políticas y cultivos involucrados (UNEP, 2007).

 

Desarrollo de normas y criterios en la UE

Varios países europeos empezaron a pensar en la sostenibilidad de los biocombustibles y la necesidad de asegurarla por medio de criterios y normas al ver que los biocombustibles eran contemplados como una posible alternativa limpia a los combustibles fósiles. Esto fue considerado como una necesidad para asegurar un ambiente urbano más saludable y sostenible. Alemania, el Reino Unido, y Holanda (Cramer, 2006) ya habían llegado lejos con sus propios criterios y regulaciones cuando la Comisión Europea empezó a desarrollar criterios para regulación a nivel europeo. Los que lo encabezaban se embarcaron entonces en el siguiente paso para asegurar la sostenibilidad de la biomasa: el desarrollo y experimentación de la certificación de biomasa sostenible para energía. Ahora, los sistemas de certificacion ISCC esta obteniendo mas interes del sector privado (sitio web), mientras que los Holandeses han favorecido mas el sistema  NTA 8080/8081, basado en los criterios de Cramer.

 

La Comisión Europea comenzó su análisis respecto a los biocombustibles con el objetivo de encontrar alternativas a los combustibles fósiles para así reducir su dependencia en el petróleo extranjero. Gradualmente, este proceso se unió al debate de la necesidad de combatir el cambio climático a través de la reducción de emisiones de gases de invernadero de los cuales los combustibles fósiles juegan un papel importante. Reemplazar combustibles fósiles con biocombustibles no necesariamente da como resultado una reducción neta en la emisión de dichos gases. Sin embargo, este cambio de objetivos explica en cierta medida, la determinación inicial de la CE para establecer las normas cuantitativas, con unos pocos criterios cualitativos. En respuesta a las rondas de consulta de la CE, ONGs y científicos exigieron que los aspectos de sostenibilidad sean tenidos más en cuenta, inicialmente para asegurar la prevención en la pérdida de biodiversidad (ver sección de pronunciamientos de posición, notas políticas y cartas de intervención). Consideraciones de potenciales influencias sobre el ambiente natural empezaron a ser integradas en el desarrollo de criterios cualitativos y cuantitativos para el mercado de biocombustibles. Para esto, la CE se basó en el trabajo que ya habían realizado algunos Estados Miembro (p.e. Informes de la RTFO en el Reino Unido, 2007). Mientras trabajaban en tales criterios ambientales, el mundo evidenció varios cambios importantes en los precios de los productos básicos. Por tanto, surgió concientización referente a que la promoción de biocombustibles tiene potencial influencia en el ambiente socio-económico tanto a nivel local y regional hasta a nivel global (ver p.e. MNP (2008) quien probó la sostenibilidad de los criterios utilizados). Esto fue complementado por un numero creciente de estudios (ver también la sección en modos de vida, paisajes y biodiversidad). En la versión mas reciente de la Directiva para Fuentes de Energía Renovable (EC, 2008) se ha intentado abarcar también estos aspectos en una norma obligatoria. El texto fue adoptado por el Parlamento Europeo el 17 de Diciembre de 2088 y puede ser visto aquí.

 

En la sección de la UE encontrará las propuestas de políticas y criterios sobre fuentes de energía renovables más importantes – incluyendo biocombustibles – del Consejo Europeo, así como respuestas y contribuciones técnicas del Parlamento Europeo, ONGs y científicos.


Documentos:

 


Enlaces a otros recursos:

 

Official websites of institutions engaged in standard setting for bioenergy

http://www.biofuelstp.eu/sustainability.html - explain how various standard systems in EU are related. 

European Commission DG Energy - development of EU policy and standards for renewable energy sources.

Roundtable on Sustainable Biofuels - international multi-stakeholder platform aiming at consensus around criteria for sustainable biofuel production and processing.

http://www.iadb.org/scorecard/ -sustainability scorecard for biofuels of IADB, based on RSB, among others

 

 

Websites providing substantial information and/or a platform for discussion

Bioenergy wiki - information and discussion on the development of standards and criteria.

ISEAL - the International Social and Environmental Accreditation and Labeling Alliance who would administer the certification developed by RSB, provides guidance materials for the development and application of standards. 

 

 

 

 

Comments (0)

You don't have permission to comment on this page.